Antigüedad contra seguridad


larioja.com 11.10.15


Los automóviles españoles son de los más viejos de Europa


La edad media del parque automovilístico español es de 11,2 años, lo que lo convierte en uno de los más envejecidos de Europa. Se consideran coches antiguos aquellos que tienen más de 15 años y en España hay más de 8 millones de automóviles que superan esta edad.


El envejecimiento de los vehículos, entre otras consecuencias, hace aumentar el consumo de combustible e incrementa la emisión de gases contaminantes. Pero no sólo tiene una influencia directa sobre el medio ambiente y el bolsillo de los conductores, sino que también supone un riesgo para la seguridad.


Las probabilidades de fallecer si se produce un accidente se multiplican por dos si el vehículo implicado en el siniestro es viejo. Mientras que si el coche accidentado tiene menos de cuatro años, el riesgo de morir se reduce a la mitad. De hecho, las estadísticas así lo avalan. En 2013 hubo un 30% más de muertos en accidentes protagonizados por coches de más de 10 años que por vehículos nuevos. Así lo refleja un informe de la Fundación Línea Directa presentado recientemente y elaborado a partir de más de dos millones de servicios de atención en carretera prestados a los clientes de la aseguradora y de datos de la Dirección General de Tráfico.


Tema económico

La crisis económica ha provocado que los españoles tarden más tiempo en sustituir sus vehículos viejos, consecuentemente, la edad media del parque automovilístico en nuestro país se ha elevado, y eso redunda sobre la seguridad vial. El número de accidentes protagonizados por coches antiguos se ha incrementado un 80 por ciento desde 2008, mientras que aquellos siniestros en los que se han visto involucrados vehículos de menos de cuatro años han descendido un 43 por ciento.


Para evitar los accidentes de tráfico, la antigüedad del coche no es lo único que hay que tener en cuenta, su mantenimiento es también fundamental.


Un coche viejo con neumáticos y amortiguadores en buenas condiciones multiplica por dos las prestaciones en frenado respecto a uno mal mantenido, aun siendo nuevo.


Además, la distancia de frenado de un coche antiguo con las ruedas desgastadas es hasta un 53 por ciento mayor que la del mismo automóvil con neumáticos en buen estado. Los autores del informe señalan que ocho de cada diez averías se deben al mal estado de las ruedas y recomiendan cambiarlas cada 40.000 kilómetros si no se han descubierto anomalías antes de llegar a esa cifra.


La Fundación Línea Directa concluye que un mantenimiento adecuado garantiza unas buenas prestaciones independientemente de la edad del vehículo. Precisamente, desde el inicio de la crisis el total de asistencias en carretera ha aumentado un 40 por ciento, pero en lo que se refiere a coches de más de 10 años se ha multiplicado por tres.


Revisiones periódicas

Más de cuatro millones de conductores reconocen que la Inspección Técnica de Vehículos (ITV) es la única revisión que pasan a sus vehículos y se estima que 1,2 millones de coches circulan con ella caducada o sin el justificante de haberla pasado, lo que supone una infracción, según el vigente Código de Circulación.


El perfil del conductor involucrado en accidentes de tráfico está muy definido. se trata de un joven varón de entre 18 y 25 años. Cuatro de cada diez conductores se desplazaban por motivos de ocio cuando sufrieron el siniestro. Y más de la mitad reconoce haberse distraído al volante o haber cometido alguna otra infracción antes de sufrir el percance.